Derecho al olvido y búsqueda de empleo.

derecho al olvido

Diego Vázquez

No cabe duda alguna de que la irrupción de internet ha causado un profundo impacto en nuestras vidas, máxime a raíz de la difusión generalizada en el uso de los dispositivos móviles y las redes sociales. Nuestra interacción con la red en el transcurso de estos años no ha dejado de generar toda una serie de huellas digitales personales además de resquicios en la esfera de nuestra privacidad susceptibles de poder llegar a causar algún tipo de perjuicio o desventaja a nuestra reputación online y, por ende, a nuestra marca personal. Por ese motivo la Unión Europea (UE) ha establecido una regulación específica sobre el derecho al olvido en internet.

Teniendo en cuenta, además, que los reclutadores no acostumbran a emplear más de 6 segundos en comprobar un currículum y que sólo el 4% de los mismos no utilizan internet para buscar información sobre los candidatos, se antoja en algún momento recomendable y hasta necesaria la tarea de revisar todo aquello (boletines oficiales, foros, y en general cualquier información personal amparada por las libertades de expresión o de información) que pueda ser susceptible de perjuicio para nuestra reputación online en aras de mantener saneada la percepción que los demás puedan llegar a tener de nosotros y de nuestras candidaturas.

 

 

Desde que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) hiciera pública el 13 de mayo de 2014 la sentencia (ver aquí) por la que los motores de búsqueda en internet quedaban sometidos a las normas de protección de datos de la UE, las personas tienen derecho a solicitar, bajo ciertas condiciones, que del resultado de una búsqueda realizada por su nombre en internet  no puedan obtenerse enlaces a sus datos personales –al menos a aquellos que no sean de su interés-. Es lo que se conoce como derecho al olvido, el cual nos ampara a la hora de impedir la difusión de información personal a través de internet y más en concreto a limitar la difusión universal e indiscriminada de datos personales en los buscadores generales cuando la información es obsoleta o ya no tiene relevancia ni interés público, aunque su publicación original sea legítima.

 

Para ejercerlo, pudiendo hacerse sin necesidad de acudir previamente a la fuente original, no tenemos más que recurrir al formulario habilitado por el buscador correspondiente con el cual hubiésemos obtenido el resultado que deseamos eliminar:

 

 

En caso de que la entidad no responda a la petición realizada o bien consideremos su respuesta como inadecuada o insuficiente,  siempre podremos solicitar tutela a la Agencia Española de Protección de Datos a través del siguiente enlace: https://sedeagpd.gob.es/sede-electronica-web/vistas/formReclamacionDerechos/reclamacionDerechos.jsf

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail