Cómo estrellar tu empresa en las redes sociales en 10 sencillos pasos

empresa en redes sociales

¿Quieres que tu empresa se una al creciente club de fracasos en las redes sociales? Aquí tienes una sencilla y práctica guía para conseguirlo. ¡Si miles de empresas han podido, la tuya también puede!

  1. No te impliques. Contrata a un CM o una agencia y olvídate de todo. Es muy sencillo: Si contratas a un Community Manager con una titulación y un máster super chulos, él o ella sabrán qué hacer, ¿no? Al fin y al cabo tú y/o tu equipo directivo tenéis cosas más importantes que hacer en el día a día que perder el tiempo en chorradas. Así que nada, que ellos te propongan cosas y que no te rompan demasiado la cabeza. Total, lo de estar en las redes sociales es porque la gente lo pide, que si por ti fuera, a buenas horas. Además, está demostrado que en las redes sociales no se consiguen clientes y sí se consiguen problemas, o eso te han contado tus colegas mientras tomáis una caña en la cafetería del business center/polígono industrial/barrio de oficinas (táchese lo que no proceda).
  2. ¿Por qué contratar a un CM profesional si puedes tener un becario gratis? Total, el trabajo que van a hacer es el mismo: retuitear cosas, publicar fotos libres de derechos en Instagram con frases a lo Paulo Coelho y publicar contenido de los periódicos. Eso lo hace un niño de cinco años. Esos que van por ahí de profesionales de las redes sociales no son más que vendedores de humo, son muy caros y no dan resultados inmediatos. Y claro, no te vas a tirar un año pagándole a alguien por su cara bonita, que además quiere liarte la cabeza con no sé qué de estrategia en redes sociales y marketing online y enseñarte números que no entiendes. El mejor anuncio es el que tienes desde hace 5 años en la valla del campo de fútbol.
  3. ¿Para qué crear contenidos si ya está todo escrito? Con pillar 4 blogs y algunas publicaciones especializadas y fusilarles el contenido, ya llega. Además, todo el mundo lo hace, y no estás dispuesto a pagar más de 10 euros porque te escriban un post en tu blog. ¿Quién se han creído los redactores de contenidos que son, Shakespeare?.
  4. Promoción, promoción y promoción. Tú estás en las redes sociales para vender, y eso es lo que le tienes dicho a tu CM que tiene que hacer: promocionar tu empresa, sacar ofertas, hacer e-mail marketing y que te consiga clientes nuevos rapidito, que sus 500 euros de sueldo no se van a pagar solos.
  5. Dame números y dime tonto. Tú ya sabes de qué va esto: de ganar seguidores, de tener una buena tasa de engagement, una ratio adecuada de likes y comentarios por publicación y todas las cifras de Google Analytics en verde. Para eso hiciste un cursillo de redes sociales de 8 horas donde te explicaron todos los secretos.
  6. ¿Estraqué? Eso de tener una estrategia es otro truco de los vendedores de humo para cobrarte más caro. Lo que hay que hacer es conseguir más clientes y dejarse de chorradas. Hay que entrar a saco en los hashtags del día y los trending topics a promocionarse, sean de lo que sean. Y dejarse de chorradas estratégicas que no sirven para nada. La estrategia de la empresa ya la tienes tú en la cabeza, que para eso eres el jefe.
  7. Al cliente que se queja, leña. Es muy fácil: si no le gusta lo que publicas en tus redes, que no te siga. Y si no le molan tus productos, que no los compre, pero que no venga lloriqueando en las redes pensando que así le vas a dar algo gratis, que ese truco ya te lo sabes.
  8. En tus redes sólo hablas de tu empresa, que para eso están. Se supone que la gente te sigue por eso, ¿no? Pues a ver qué es eso de hablar de otras cosas. Aquí se habla de cosas que le interesan a tus clientes, como el próximo lanzamiento de vuestro nuevo producto que va a romper el mercado o el stand chulísimo que montasteis en la Feria Internacional de Villafáfila, que vuestra buena pasta os costó.
  9. La única red que te interesa es LinkedIn porque es donde están realmente tus posibles clientes. El hecho de que el 90% de ellos use Facebook a diario y LinkedIn una vez al mes es irrelevante. En Facebook la gente entra a hablar con sus amigos, no a ver cosas profesionales.
  10. ¿Transparencia? Tú flipas. ¿Qué es eso de contar lo que hacemos y cómo lo hacemos? ¿Para que nos copien? ¿Presentar a tu equipo? ¿Para que venga otro y los fiche? Ni hablar del peluquín.
Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail